Martes

Devocional Familiar: Leer Salmos 14, orar y cantar juntos

Contemporanea:

Por Fe

Niños:

Dios Esta Aqui

Devocional Personal: Génesis 3:15

[15] Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

Jesús es la simiente perfecta de la mujer que quito nuestra enemistad con Dios

En Génesis 3:15 Dios está hablando a la serpiente quien es Satanás y le dice: «Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar». Es importante notar que esta enemistad entre la serpiente y la mujer es una promesa de salvación que vendría de la simiente de la mujer. La simiente de la mujer significa los hijos de Eva, el linaje que vendría de la descendencia de Adan y Eva. Vemos que "a través de las edades los comentaristas bíblicos han apuntado a Génesis 3.15 como el «protoevangelio». Proto quiere decir «primero», así que apuntan a este texto como conteniendo el primer anuncio de perdón y restauración para el hombre caído". Sabemos que, en la caída del hombre, ahora el hombre ha estado enemistado contra Dios, igual Satanás quiere destruir a la simiente de la mujer ya que de la simiente de la mujer vendría un salvador. Así como Dios prometió la simiente que vencería a Satanás, asimismo prometió darnos un nuevo corazón y poner el Espíritu Santo en nosotros (Ez 36:26-27; Jn 14:17). Hoy podemos decir que nos ha hecho nacer de nuevo y nos ha rescatado de nuestra vana manera de vivir y resucitado de nuestro estado de muerte espiritual y nos ha reconciliado con Dios. Todo esto logrado por la simiente de la mujer que habla en Génesis 3:15 es decir; Jesús. EL Dr. Thomas Schreiner lo resume de esta forma: "El Señor prometió una futura victoria sobre la serpiente por medio de la simiente de la mujer. La victoria no será fácil, sin embargo, por eso habrá un conflicto intenso con la simiente de la serpiente. En la linea del tiempo de la historia de la Biblia Jesús el Cristo es la simiente predicha (Gal 3:16), quien triunfará sobre Satanás por medio de su muerte y resurrección". Jesús es el Mesías prometido que mediante su vida, muerte y resurrección venció a Satanás y nos llevo a reconciliarnos con Dios Padre y ahora permanece en nosotros y nos ha libertado de la esclavitud del pecado. Mira lo que dice 1 Juan 3:9: " Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios". Sabemos que ahora estamos en Cristo y el evangelio de las buenas nuevas nos hace reconocer nuestro pecado e incapacidad y ver al único merecedor de gloria y alabanza nuestro rey y salvador Jesucristo.

Desafio y Aplicación

Todos hemos pecado, todos en algún momento estábamos enemistados contra Dios. Sin embargo, en Cristo el cual es la simiente perfecta de la mujer nos ha dado vida y salvación. Jesús nos ha perdonado y salvado, ya no hay enemistad contra Dios para los que están en Cristo porque Jesús ha vencido al pecado y la muerte. Ahora hemos sido reconciliados con Dios en Cristo. Romanos 5:10 dice: “Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida”. ¡Qué hermosa esperanza! En este día gózate en tu Señor y Salvador. Alégrate en Cristo tu Rey porque él ha vencido.

Devocionales de esta semana

Mueva hacia los lados para ver más

Martes

Jesús es la simiente perfecta de la mujer que quito nuestra enemistad con Dios

En Génesis 3:15 Dios está hablando a la serpiente quien es Satanás y le dice: «Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar». Es importante notar que esta enemi...

Leer

Jueves

Dios conoce nuestro corazón y adoración

En Génesis 4:1 dice: “Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón”. La palabra adquirido significa adquirir, es decir, con la ayuda de Dios), Génesis 4: 1 (J). Luego sigue diciendo en el versículo [2]: Después dio a luz a...

Leer